São Paulo

Afganos siguen acampados en el aeropuerto de São Paulo


Decenas de afganos siguen acampados en el entresuelo de la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de Guarulhos, junto al Puesto Avanzado de Atención Humanizada a Migrantes. Aunque el movimiento en esta zona es actualmente relativamente bajo en comparación con la situación vivida en años anteriores, al menos 60 afganos, incluidos niños, estaban acampados allí el lunes por la mañana (11), según una estimación realizada por la Organización de Rescate de Refugiados Afganos.

Agência Brasil visitó el aeropuerto el lunes, segundo día del inicio del Ramadán, mes sagrado para los musulmanes de todo el mundo, y vio cómo algunos de estos afganos dejaban el lugar para ir a un refugio. Según el Ayuntamiento de Guarulhos, dos mujeres y cuatro hombres fueron trasladados al Centro de Acogida Especial (CAE) Ebenezer, en São Paulo.

Una de las mujeres era una mujer de 30 años que trabajaba para el Ministerio de Defensa en Afganistán y que no quiso identificarse. Dijo que había venido sola a Brasil y que su familia se había quedado en Pakistán. Llevaba 30 días viviendo en el aeropuerto y estaba contenta de poder ir por fin a un refugio con su mejor amiga, que llegó a Brasil hace unos 10 días.

La misma suerte corrió un sastre, padre de ocho hijos, que llevaba 20 días en el aeropuerto. Dijo que era el único de su familia que había conseguido un visado para Brasil y que había tenido que dejar a su mujer y a sus hijos en Afganistán, esperando el momento en que todos recibieran autorización para entrar en el país. “Quiero vivir aquí”, dijo al informe. “Espero que mis hijos también vengan a Brasil”, añadió.

Otro joven de 27 años, que trabajaba en una embajada en Afganistán y habla inglés con fluidez, dijo que llegó a Brasil solo hace unos 13 días. “Las condiciones aquí no son muy buenas, pero está bien”, dijo, que ahora espera sentirse seguro en el país. “Tuve que buscar un lugar mejor. Espero que este lugar me traiga un futuro mejor”, dijo. “Tengo intención de aprender portugués y conseguir la nacionalidad brasileña. Tengo algo de dinero ahorrado y quiero tener mi propio negocio aquí”.

Pero no todos estos afganos han podido ir a un refugio. Algunos de ellos tendrán que seguir durmiendo en el aeropuerto durante un tiempo. Es el caso de un hombre de 24 años que dijo estar muy agradecido por haber llegado hasta aquí. “Ustedes nos han salvado la vida”, dijo él, quien llegó a Brasil hace unos 10 días. Hablando en inglés, relató que aunque ha estado viviendo en el aeropuerto durante los últimos días, no puede quejarse de cómo le trata el pueblo brasileño. “No podemos quejarnos de las condiciones de aquí porque nos han salvado la vida”, dijo.

Migración

Desde 2021, cuando los radicales talibanes tomaron el poder, millones de afganos han abandonado el país huyendo de un régimen que viola sus derechos. Brasil se convirtió en destino de algunos de estos afganos cuando en septiembre de 2021 se publicó un decreto interministerial por el que se autorizaban los visados temporales y la residencia por razones humanitarias.

En posesión de este visado humanitario, los afganos comenzaron a desembarcar en el aeropuerto de Guarulhos. Sin embargo, al llegar, estos inmigrantes se encuentran con la falta de una política pública apropiada y acaban teniendo que esperar durante días en el aeropuerto hasta que son enviados a un centro de acogida. Mientras tanto, reciben comidas enviadas por el Ayuntamiento de Guarulhos o por voluntarios.

“Esta situación es inhumana y viola todos los pactos [internacionales] que Brasil defiende. Ellos [los afganos] están durmiendo y viviendo en el aeropuerto, sin colchón”, se quejó Aline Sobral, una de las fundadoras del Colectivo Frente Afgano, que viene trabajando voluntariamente con los afganos que llegan a Brasil.

Asistencia

El Ayuntamiento de Guarulhos informó que, debido al Ramadán, período en el que los musulmanes ayunan entre la salida y la puesta del sol, viene tomado medidas especiales para la distribución de alimentos a los afganos en el aeropuerto. “Debido al Ramadán, a la hora del almuerzo sólo reciben la comida los niños, los ancianos, las mujeres embarazadas y las personas con algún tipo de comorbilidad. En la cena, se la distribuye a todos, incluidos los hombres”, explica la administración municipal.

La Secretaría de Estado de Desarrollo Social (SEDS) informó que ya ha iniciado las obras de una nueva instalación en la región metropolitana de São Paulo para acoger a 150 refugiados más. “Los primeros en ser transferidos serán los migrantes que permanecen acampados en el aeropuerto de Guarulhos”, informó la carpeta. La nueva estructura debe estar en funcionamiento en los próximos 60 días.

Según la Secretaría, el año pasado se invirtieron más de R$ 6 millones para acoger a migrantes y refugiados en dos casas de acogida y ocho albergues con capacidad para más de 200 personas. El organismo comunicó que  mantiene un diálogo constante con el gobierno federal, “que es el órgano responsable de expedir los visados humanitarios y definir la política de acogida a los migrantes en el país”. Contactado, el gobierno federal aún no se ha pronunciado sobre el asunto.

La concesionaria GRU Airport, que gestiona el aeropuerto, informó que el Ayuntamiento y otras autoridades públicas competentes son directamente responsables de acoger a las familias afganas que llegan a Brasil.



Ebc

Artigos relacionados

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

Botão Voltar ao topo